lunes, marzo 17, 2008

Huevos fritos con gulas

Huevos fritos con gulas
Incorporamos las gulas con el ajo y la guindilla sobre las patatas fritas
Huevos fritos caseros

Ingredientes para tres personas:

6 huevos de corral.
4 patatas grandes de calidad.
3 dientes de ajo morado en láminas de Las Pedroñeras.
3 guindillas pequeñas.
Aceite de oliva virgen extra.
400 gramos de gulas.
Sal.

Preparación:

-Freímos las patatas en abundante aceite de oliva virgen extra y las situamos en una fuente, añadiéndoles un poquito de sal al gusto.
-En una sartén doramos los ajos cortados en láminas con la guindilla e incorporamos las gulas removiéndolas suavemente, durante unos dos o tres minutos.
-Escurrimos parte del aceite--a gusto del consumidor-- e incorporamos sobre las patatas fritas las gulas, el ajo y la guindilla.
-Para finalizar, freímos 6 huevos de corral en abundante aceite de oliva virgen extra y los situamos sobre nuestros ingredientes.

Tod@s sabemos que los huevos fritos con patatas es un manjar y las gulas por su especial textura y sabor, le incorporan un valor añadido a este sabroso plato universal.

¡Saludos cordiales!.

sábado, marzo 08, 2008

Una promesa cumplida

Caldereta de cordero
"Para 8 personas (o menos muy tragonas!!!)
1,5 kilos de cordero (o cabrito) troceado.
Buen aceite de oliva virgen extra.
Hígado de cordero (300 gr más o menos).
Varios dientes de ajo (unos 4).
1 rebanada de pan de hogaza.
1 cebolla grande muy picadita.
Un par de hojas de laurel.
1 cucharada de postre generosa de pimentón dulce (por supuesto de la Vera!!!).
½ litro de vino de pitarra o en su defecto ½ litro de vino blanco.
6 granos de pimienta negra.
1 pimiento morrón (o un trozo de pimiento rojo).
Tomillo, Perejil, Agua y Sal.
Caldereta, proviene de caldero, así que lo mejor es un buen caldero de hierro fundido.
El que tenía mi madre, era grande pero poco profundo, y solo lo limpiaba con agua tibia y después lo untaba con aceite de oliva.
Los trozos de cordero no tienen que ser muy grandes, porque se tardaría mucho en hacer, ni muy pequeños, porque se deshace muy rápido la carne.
Por pasos:
1.- Calentar el caldero con un buen chorro de aceite (pero sin pasarse que la caldereta es un estofado no un frito!!).
2.- Se fríe el pan y se aparta a un plato de barro. Lo mismo con los ajos.
3.- El cordero (una vez sazonado), hay que refreirlo junto con el hígado.
4.- En cuanto esté hecho el hígado, se retira al plato de barro con el pan y los ajos.
5.- Ahora va la cebolla y el laurel. La cebolla tiene que estar muy picadita. Se remueve bien para que se vaya mezclando con el cordero.
6.- Cuando la cebolla esté dorada, hay que echar el pimentón (remover muy seguido, que si el pimentón se requema, amarga).
7.- Cuando veáis que el pimentón “ha ligado” con el cordero, se añade el vino de pitarra.
8.- Cuando el vino se haya reducido, se echa por último el tomillo y el agua, y se rectifica la sal.
9.- Se cuece a fuego lento, como mínimo 45 minutos, removiendo cada poco tiempo, para que no se pegue el fondo.
10.- Mientras, se machacan los ingredientes del plato de barro, o sea los ajos, el hígado y el pan, además de añadir el perejil, el pimiento morrón y la pimienta (si utilizáis pimiento rojo, dadle también unas vueltas en el caldero, para que se haga un poco).
11.- Esta mezcla, tiene que quedar triturada en el mortero como si fuese un pasta, así que antes de echarlo en el caldero, echad un poco de caldo del caldero o bien un poco de agua y un chorrito de vino de pitarra.
12.- La mezcla hay que echarla en el caldero, cuando han pasado los 45 minutos o más, es decir cuando echamos la mezcla, la carne ya tiene que estar bien cocinada y a punto de soltarse del hueso.
13.- Esperamos 10 minutos a que todo ligue bien, removiendo a fuego lento.
Hay que servirla muy caliente, a ser posible en cazuelitas de barro o bien, pinchar directamente del caldero en el centro de la mesa. Como acompañamiento, unas hogazas de pan y una botella de vino de pitarra.
Para aquellos que no hayáis probado nunca el vino de pitarra, os adjunto un link. No esperéis en este vino un rioja o un ribera, porque es un vino de campo, de labradores y pastores, mucho menos sofisticado.
Atreveos a probar y disfrutarla.
PD. A la memoria de mi madre."
Nota: Receta aportada por mi querida compañera de Universidad Inés Tejeda, quien que me ha permitido cumplir una promesa que un humilde servidor y aprendiz de fogones aportó a Vuesas Mercedes en el foro de Gastronomía de la UOC.
Mi aportación a modo de promesa, y experiencia práctica culinaria, paso a paso:
Nuestros ingredientes:


Doramos los trozos de cordero y el hígado:



Incorporamos la cebolla picadita que hemos pochado previamente en una sartén, y continuamos dorando un poquito más la carne del cordero. Posteriormente incorporamos una cucharadita colmada de pimentón de Cáceres y lo distribuimos de un modo homogéneo. Finalmente, añadiremos el vino de Rueda Solera, elevando la temperatura para que éste se reduzca durante unos cinco minutos:


Añadimos, un poquito de pimienta negra, sal, tomillo, laurel e incorporamos el agua caliente. Tiempo de cocción, unos 50 ó 60 minutos a fuego moderado :


Trituramos con nuestra batidora los siguientes ingredientes: Los hígados de cordero previamente troceados, el pan tostado, los ajos, el pimiento rojo en tiras previamente pochado, la pimienta negra, el perejil y un poco del caldo en el que hemos estado guisando nuestros ingredientes hasta conseguir una pasta homogénea:


Incorporamos la mezcla de los ingredientes que previamente hemos triturado en el paso anterior, y dejaremos cociendo durante unos 10 ó 12 minutos más a fuego lento:


Podemos acompañar este plato con unas patatas fritas y unos pimientos del piquillo de Lodosa:


Observación: La gran mayoría de los comensales me han comentado que en la preparación de este plato, sería recomendable, reducir la cantidad de hígado de cordero como ingrediente; por ejemplo a la mitad. En esta experiencia culinaria, yo he guisado unos dos kilos, trescientos gramos de cordero y 300 gramos de hígados de cordero aproximadamente. De todas formas, espero vuestros comentarios si os animáis a preparar este sabroso plato.

Observación bis: Se me había olvidado comentaros, que siguiendo las recomendaciones de nuestro carnicero, comencé dorando los trozos de cordero en pequeñas cantidades, con un poco de grasa de cerdo que posteriormente he substituido por aceite de oliva virgen extra para continuar con la preparación de este delicioso estofado:



Muchas gracias Inés y María Consuelo por compartir recetas, aromas y sabores, de la gastronomía popular de vuestras respectivas Comunidades Autónomas.

Os envío besos desde esta esquina de España; besos desde el Atlántico para vosotras, con todo mi cariño y un abrazo fuerte a tod@s mis compañer@s del foro de Gastronomía UOC.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...