lunes, agosto 27, 2012

Es mucho más que una fiambrera

"No hay concepto sin afecto" y buena prueba de ello es que cometería un error imperdonable si me limitara a definir a la fiambrera con el sencillo significado que le otorga el Diccionario de la lengua española en su acepción segunda: " 2. f. Cacerola, ordinariamente cilíndrica y con tapa bien ajustada, que sirve para llevar la comida fuera de casa".

Hacía mucho tiempo que deseaba dedicarle una entrada (post) en Gastronomía en verso a la fiambrera Magefesa y mis queridas hermanas y hermanos sabrán muy bien de lo que estoy hablando, especialmente mi hermana Yolanda que es quien conserva desde hace más de 40 años - seguro que son muchos más- una de las fiambreras -fotografía superior- donde nuestra querida madre al igual que muchas madres españolas transportaba la comida que posteriormente disfrutaríamos en familia muy cerca de la orilla del mar o a la ribera de un bonito río de nuestra querida tierra.

Recuerdo con cariño a nuestro padre " buscándose la vida " haciendo espacio en el maletero delantero del Seat 600- rueda de repuesto incluida- donde viajábamos cada fin de semana de verano hacia las playas de Bastiagueiro o de Santa Cruz en A Coruña los cuatro hermanos pequeños que ya quedábamos en casa, las dos gemelas, Beatriz y Yolanda y mi hermano José Luis y un servidor.

Tiene razón mi esposa María cuando me comentaba ayer por la mañana mientras cocinaba los sabrosos ingredientes que os mostraré - todo llega-, que en el interior de la fiambrera se iban mezclando aromas y sabores en el intervalo de tiempo que transcurría desde la preparación de la apetitosa comida hasta la posterior apertura de esta sencilla "cacerola, ordinariamente cilíndrica y con tapa bien ajustada" entre los pinares, robles o castaños de mi querida tierra gallega.

Este año ha sido especialmente doloroso en cuanto a incendios forestales en nuestro país -muchos de ellos provocados por gentes sin corazón- y qué razón tiene Ángeles cuando me comentaba que ojalá las familias españolas siguieran utilizando las fiambreras para disfrutar de la comida en plena naturaleza sin necesidad de utilizar ningún tipo de fuego (barbacoa); cuantos incendios se evitarían si realizásemos estas buenas, sencillas y saludables prácticas.

Sé que muchos de vosotros recordaréis con cariño a esta sencilla fiambrera y lo único que pretendo con estas sencillas palabras es rendir una vez más un sencillo y merecido homenaje a nuestros padres, especialmente a nuestras madres por haber contribuido a hacernos felices en muchas ocasiones con el cariño y esmero que han aportado siempre entre fogones para cocinarnos sabrosas viandas que introducirían posteriormente en tan sencillo, útil y emblemático medio de transporte.

En el plato azul que observáis en la fotografía inferior he comido en el día de ayer los ingredientes que verán vuestras mercedes a continuación, sabrosas viandas de nuestra querida cocina tradicional que son muy apreciadas por las buenas y sabias gentes de nuestro querido país.
 ¿ Qué nos mostrará Juan Carlos en el interior de la generosa y útil fiambrera ?.

sábado, agosto 25, 2012

Hijuelos con dulce de higos

Después de comer unas sabrosas parrochitas (parrocha),unos jurelitos fritos con patatas cocidas y una rica ensalada se me ocurrió preparar unos hijuelos de postre y no me preguntéis cual ha sido la razón. 

Recuerdo con cariño nuestra última visita a mi querida Salamanca y este sencillo postre que nos encantó.

Tres cucharadas soperas de harina, un poquito de sal, medio vaso de agua tibia, aceite de oliva virgen extra de Córdoba y dulce de higos han sido suficientes ingredientes para degustar un postre rico, rico, muy sencillo de preparar para "estos tiempos" y que os encantará.

He utilizado papel absorbente de cocina para reducir el exceso de aceite y dado que no tenía miel en casa de nuestros amigos, he añadido sobre los hijuelos un poco de dulce de higos a nuestro gusto.

Por supuesto que los hijuelos no estaban tan ricos como en el  Complejo de Turismo Rural Ríomalo, en las Hurdes, Cáceres, Extremadura. pero todo será cuestión de practicar -como todo en la vida- y de conseguir la textura justa que nos proporcione la mezcla de la harina y el agua tibia.

Hijuelos. Según nos comentó Raúl Muriano, los hijuelos se preparan con harina, agua tibia y un poquito de sal. Se fríen en aceite, y se rocían con miel, así que sólo puedo deciros que no os los perdáis si os animáis a visitar el Complejo de Turismo Rural Riomalo, en las Hurdes,Cáceres, Extremadura.

Cuando se comparte se gana así que confío y deseo que os haya gustado este sencillo y sabroso postre de nuestra cocina tradicional.

viernes, agosto 03, 2012

Mejillones al horno

La preparación de este sabroso plato de nuestra cocina tradicional, a modo de grata experiencia práctica culinaria, la comparto con mucho cariño con vosotros gracias a la receta de su autora, Eva María Casas Domínguez, compañera que obtuvo el 2º premio con la presentación de este plato en el concurso denominado "Las 25 recetas de tu vida", una iniciativa de El Corte Inglés de A Coruña con motivo de la celebración de sus XXV años de actividad empresarial en nuestra hermosa ciudad.

Una de las grandes cualidades organolépticas que acreditan los mejores mejillones de mundo, es decir, los mejillones de nuestras queridas y afortunadas "Rías Gallegas" es que siguen conservando su delicioso y singular sabor aunque los acompañemos de otros ingredientes al calor de nuestros fogones, incluidas especias tan aromáticas y tan sabrosas como el azafrán puro.

Confieso que cuando comencé la preparación de este plato, tenía mis dudas sobre cual sería el resultado final -me encantan los mejillones al vapor- y temía que el sabor de los mejillones pasara a un "segundo o tercer plano" en la apreciación de nuestros sentidos pero afortunadamente no ha sido así. Yo sólo puedo recomendaros que os animéis a cocinar y a degustar este sabroso molusco porque os chuparéis los dedos cuando vayáis degustando un mejillón tras otro con su salsita en su propia concha (valva).
 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...